lunes, 4 de abril de 2011

Una pregunta

por Berenjeno, el amable
                          Cuando aquel joven me formuló tan educadamente su pregunta no supe que contestar. Me quede en blanco. Podía haber sido políticamente correcto y hablar del hambre en el mundo de las injusticias sociales, de la paz entre los pueblos… o quizás mostrar mi cara más egoísta y confesarle al chaval mis más ocultos deseos, mis sueños e ilusiones. La gente se empezaba a agolpar detrás de mí. Una vez más el veinteañero y yo nos miramos fijamente. Repitió su pregunta:
                          - ¿Qué desea?
No supe que decir. Me di cuenta de que contestar era bastante más complicado de lo que la gente pudiera pensar en un principio. Baje la mirada y salí de la tienda con la vista clavada en el suelo. Aquel día, en mi casa, se comió sin pan.

________________________________________________________________________

5 comentarios:

  1. Es verdad, jaja! ese "¿Qué desea?! Ufff...cuántas cosas...Muy bueno (con algo de dramatismo, sí)

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. El chaval que te toco en suerte.. bastante
    educado, aunque su preguntita muy complicada para responder ! Esta en otro mundo el veinteañero .. nuestra realidad y la suya estan
    a años luz de distancia.
    saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Uishhh... pues sí que va a ser complicado mañana comprar el pan (como tenga que pensar una respuesta jejje)
    Besos abisales

    ResponderEliminar