lunes, 9 de mayo de 2011

Misión imposible

por Berenjeno, el amable
                              Sabía que tenía todos los factores en contra. Su reducido tamaño y los múltiples obstáculos entre él y su objetivo dificultaban su misión. Pero desde que estaba en aquel oficio no había visto nada igual. Estaba acostumbrado a pequeños encargos, a piezas de menor tamaño y a lidiar con gente mucho más ingenua y manejable. Sin embargo la ristra de perlas que se le presentaba ante sus diminutos ojos era lo bastante valiosa como para correr el riesgo. Miró al viejo que dormía plácidamente en la cama. Miró el vaso de agua sobre la mesilla y enfocó el objetivo. En ese momento el ratoncito Pérez supo que aquella iba a ser una noche muy larga.
____________________________________________________________________

3 comentarios:

  1. Jajaja, pobre anciano cuando despierte y se encuentre una bolsa de chuches en lugar de su preciada dentadura.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja. Me encanta leerte. Pobrecito el ratoncito pérez, menuda noche de trabajo le espera, jajaja.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar