sábado, 18 de diciembre de 2010

Nací en 1987 y tengo 15 años

por Desubicado*
                          En primer lugar aprovecho para presentarme ante los lectores de este genial blog. Soy Desubicado y al ser éste mi primer artículo me parecía de lo más pertinente tratar el tema de hoy. Espero que les guste.
                          Pues sí, las cuentas no salen, o naciste en 1987 o tienes 15 pero no me jodas. Ante esta tesitura solo hay una opción, este chico no sabe restar. Para empezar desmentir esta primera suposición ya que a la tierna edad de seis años asistía a clase como un clavo. La respuesta a este sinsentido viene a continuación.
                           El título hace referencia a la cantidad de recuerdos perdidos durante las interminables noches de fiesta acaecidas durante mi corta vida. Hablo de esas noches que se desarrollan en una vorágine de alcohol, bares y bailes. De ésas que llegas a casa como por intervención divina ya que tu sentido de la orientación está seriamente mermado. De ésas que a la mañana siguiente te despiertas pensando: “¿qué coño hago aquí y cómo he llegado?”. De esta forma queda explicado el desfase entre los años de existencia y los recordados que a mi modo de ver son los realmente vividos. Algunos pensarán que es una lástima la gran cantidad de momentos desperdiciados. Quizás, pero ¿acaso no tenemos todos episodios que es mejor no recordar?, ¿y no es cierto que muchos de ellos coinciden con instantes de alto grado etílico? En mi caso no sé si estos olvidos suponen suerte o infortunio y la verdad prefiero no averiguarlo.
                       Una vez aclarado el dilema matemático voy al principal propósito de mi escrito de esta semana, el enaltecimiento de la resaca. Para la gran mayoría esta sensación es simplemente la causante de la masacre matutina de los domingos. Aquélla que te lleva a la mesa con total desgana puesto que no cabe ni la más mínima porción de comida en tu estómago y que si en algún caso entra luchará por salir hasta bien entrada la tarde. Para mí también tiene un lado bueno. Por hacer un símil la resaca es al fiestero como las agujetas son al deportista, he elegido éste porque me gustan tanto la fiesta como el deporte. Así las agujetas son la prueba de que cuando el día anterior decidiste esforzarte al máximo, lo conseguiste y la resaca es el testimonio de que cuando la noche anterior te propusiste quemar la ciudad lo lograste.

                        Por último y no por ello menos importante la resaca significa que la madrugada anterior estuviste vivo. En las juergas de gran melopea donde los recuerdos brillan por su ausencia es la única señal de que has llegado ileso. En conclusión, para mí es una prueba de vida. Así si tras alguno de estos fiestones dejas de padecerla empieza a preocuparte porque tal vez signifique que esta vez el azar no ha intercedido para que llegues sano y salvo a casa.

                       Solo queda despedirme y darles las gracias por haber dedicado tiempo a leer mi artículo.
Un saludo
* Animal nocturno por naturaleza, Desubicado ha llegado a URC para mostrarnos algunos rasgos de su día a día que hacen de su vida un extraño devenir de subrrealistas situaciones

13 comentarios:

  1. Berenjeno, el amable18 de diciembre de 2010, 9:40

    Que duras son las mañanas de resaca; aunque esta claro que en la gran mayoria de las veces merece la pena sufrir el domingo!

    ResponderEliminar
  2. Bueno el problema de cuando te vas haciendo más mayor y de la resaca es que no te recuperas de sus efectos solo el domingo si no que tardas un poquito más. Pero bueno deduzco que de resacas hemos tenido muchas la mayoría.

    Besote desubicado.

    ResponderEliminar
  3. Buen artículo, tienes razon: la resaca es una prueba de vida, aunque en este caso te lo dice un alérgico al deporte. Y también, como bien dice Néctar de lluvia, el problema no es sólo de un día para algunos.

    un abrazo
    salut y gratia

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no se le puede llamar resaca, peor me he bebido hace un rato, un vinillo de pasas, para evadirme del frío y lo cierto es que no coordino ná de ná:):)

    Cuidate de las resacas, que restan años como nada:):).

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido al barco compañero!!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que os guste. Por cierto, me ha impactado el comentario de "hasta siempre" y la edad no nunca es impedimento para salir de fiesta y sufrir las consecuencias del día siguiente. Otra cosa, me encanta que bebas entre horas Trini

    ResponderEliminar
  7. ¿acaso no tenemos todos episodios que es mejor no recordar? jajaja coincido contigo,muchas veces he hecho cosas estando ebria que preferiria no haber hecho, ahora lo peor es luego ver videos o fotos de vo haciendo idioteces... la resaca significa que la madrugada anterior estuviste vivo. TAL CUAL! me encantó y te felicito por el blog, la verdad muy bueno. (:

    ResponderEliminar
  8. Buen articulo! esta noche alzaré mi copa por la resaca de mañana. Pasado me arrepemtiré. Y ,algún día,esperemos que sea en un futuro mas lejano que cercano, cuando las circunstancias sean las idóneas, moriré. Pero lo haré orgulloso y colmado. Con la satisfacción de haber vivido. Vivir no es sólo una cuestión de tiempo,es la determinación de disfrutar cada segundo.
    Un abrazo y bienvenido a este modesto club de resacosos

    ResponderEliminar
  9. la resaca es el testimonio de que cuando la noche anterior te propusiste quemar la ciudad lo lograste

    gran frase pero ya estoy yo aqui para a la mañana siguiente haceros querer morir!!! muahahahahaaha

    ResponderEliminar
  10. Has dicho en alguna parte "Es una suerte poder ver lo que otros no llegan ni a intuir".

    ResponderEliminar
  11. gracias a todos por tan cálida bienvenida. nos leemos

    ResponderEliminar