lunes, 28 de febrero de 2011

Cayeron cuatro gotas

por Berenjeno, el amable
La misión que le había sido encomendada ya era suficientemente peligrosa como para que encima viniera un cuadrúpedo cualquiera y le pusiera las cosas más difíciles. Al contrario que con el resto de los pasajeros, con este era imposible entrar en razón, se creía por encima de los demás solo por ser diferente, por ser especial. Por ser único.
No podía perder más tiempo con él, al fin y al cabo quedaban muchos más a los que salvar del desastre que se cernía sobre ellos. Antes de que se dieran cuenta el agua les llegaba por las rodillas y aquel insolente seguía negándose a subir a la embarcación de rescate. Finalmente optó por abandonarlo a su suerte. En el momento en el que el animal más rezagado se incorporaba al gran arca de madera, el cuerno del último unicornio se hundía por completo bajo las aguas.
________________________________________________________________________

10 comentarios:

  1. Vaya así que por eso ya no hay unicornios en el mundo, porque no subieron al arca... que pena.

    ResponderEliminar
  2. Debian ser animales muy cabezotas...

    ResponderEliminar
  3. Hermoso texto.. considero al unicornio un bello animal que posee un halo de misterio.. tal vez por esto sea diferente y tan especial !! Lindisimo relato..Besosssssssss Emy

    ResponderEliminar
  4. normal que no quisieran entrar en el arca, eran unos cornudos...

    ResponderEliminar
  5. Seguro que la magia de los unicornios logró salvar a ese último de tu relato, aunque no se enterara nadie.

    Besitos mágicos.

    ResponderEliminar
  6. jajajaj un poco masoquista nos salió el último unicornio,que le vamos ha hacer... Yo creo que andaba algo resentido con tanta cornamenta...Quizás por eso cuando Perseo tuvo un rifi-rafe con Medusa allá por la mitología griega,pensó en como solucionar el problema,y además,creo que lo hizo bastante bien...

    ResponderEliminar
  7. Gracias a vosotros.
    Millones de besos.

    ResponderEliminar
  8. sniffff, ahora, ¡por fin! he entendido porquè se extinguieron los unicornios, ese odioso, no sabe cuanto daño ha hecho...

    un placer leerte

    abrazos

    ResponderEliminar
  9. ¿Y he perdido toda mi infancia buscando uno? xD
    Bonito relato, me gustó mucho!(: Me cayó bien el unicornio, es tan cabezota como yo!
    Un besote!(:

    ResponderEliminar
  10. Berenjeno, el amable1 de marzo de 2011, 9:14

    Gracias por vuestros comentarios
    Hasta pronto!

    ResponderEliminar