lunes, 14 de febrero de 2011

Lo idílico del paraje

por Berenjeno, el amable
El paisaje no podía ser más idóneo para relajarse: verdes y extensos campos recién sembrados, un riachuelo en el que parecen distinguirse varios bancos de peces, las montañas al fondo con los últimos restos de nieve del invierno y una pequeña casa con las paredes más blancas que había visto en su vida. En el fondo, se sabía responsable del equilibrio que se respiraba en aquel territorio, y eso le hacía sentirse orgulloso.
Por hoy ya era suficiente. Echó un último vistazo a las pequeñas ventanas de la inmaculada casa y les dio un pequeño retoque. El cielo seguía azul y sin una sola nube que ensombreciera las praderas. Sin embargo, un imprevisto e inoportuno estornudo del artista aterrizó en su obra y una fina lluvia comenzó a caer sobre el idílico paraje.
________________________________________________________________________

9 comentarios:

  1. ¿A quién se le ocure estornudar y no ponerse la mano?A limpiar cristales otra vez,ja,ja,ja
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. qizas el paisaje lo necesitase, igual que estornudar

    un abrazo, berenjeno

    ResponderEliminar
  3. Un pintor resfriado debería abstenerse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Que faena después de tanto trabajo, ainsss, si una mascarilla a tiempo, ayuda lo suyo..jajaja.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar
  5. Es lo que tiene lo idílico, siempre se acaba demasiado pronto, en este caso la tormenta orquesto con su autoridad y a pesar del azul del cielo la estrategia para concluirlo, muy bueno...

    abrazzzusss

    ResponderEliminar
  6. Los artistas también estornudan.

    Nos leemos,
    Buena semana!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Así demostró que era humano(: Todos estornudamos, a fin de cuentas.
    Me encantó tu blog, te sigo, sin duda!(:
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. Berenjeno, el amable15 de febrero de 2011, 8:58

    Gracias por vuestros comentarios
    Hasta el lunes!

    ResponderEliminar
  9. Tienes un regalo en mi laberinto.
    Besitos.

    ResponderEliminar